domingo, 10 de febrero de 2013

GOZOS A SANTA BÁRBARA, venerada como patrona de Moncada en su ermita.



Es muy tradicional en Moncada la peregrinación a la ermita de Santa Bárbara, portando en procesión la imagen y su reliquia para celebrar allí una eucaristía. Tras ella, la imagen de la patrona es devuelta a la parroquia y se ha dejado en la ermita la reliquia de una falange de Santa Bárbara para ser venerada por los feligreses tal y como manda la tradición. Esta es una construcción de estilo renacentista que consta de una sola nave en cruz y una esbelta cúpula. En cada lado hay construidas tres capillas. Se pretendía con ella recordar un hecho milagroso atribuido a la santa que, como la construcción, de 1701. Hay indicios que aseguran la existencia, en el mismo lugar, de una ermita dedicada a Santa Bárbara al menos hasta la mitad del S.XVII.
El milagro mencionado tuvo lugar el 27 de mayo de 1701. Y es que, al día siguiente del Hábeas, se abatió sobre Moncada una horrible nube cargada de piedras, que amenazaba con destruir todas las cosechas, en la cuales los moncadenses cifraban su medio de vida y bienestar. Fácil es de imaginar que los agricultores católicos acudieron al templo para implorar el auxilio divino, y el señor rector tuvo la inspiración de coger la reliquia de Santa Bárbara y, saliendo a las puertas del templo, bendijo todo el término parroquial de Moncada. La tempestad pasó destrozando los campos de los municipios vecinos, dejando intactos los de Moncada y sus anexos parroquiales de Alfara de Patriarca, Benifaraig, Masarrojos y Rocafort. Después de este hecho que los moncadenses califican de milagroso, el Ayuntamiento levantó acta de voto para celebrar todos los años una fiesta de Acción de Gracias a la santa, que se cumple fielmente todos los 9 de Septiembre de cada año, uniendo las festividades de la Virgen de los Desamparados y Santa Bárbara.